Nosotras

Taller35 se hizo con una mezcla de los siguientes ingredientes a partes iguales: ilusión y trabajo.

Una tarde de invierno, en una charla entre amigas alrededor de unas tazas de café, surgió la idea de crear taller35. Por eso, en nuestro local, el café y la conversación tienen un lugar primordial.

El primer aliento de taller35 lo dio Pilar. Ella imaginó un lugar en el que cada una de nosotras tres pudiera trabajar en lo que le gustaba: ilustración, tarjetería, ganchillo, modelado… A partir de esa idea todo se puso a favor. Primero el nombre, taller35, que apareció entre sueños tras una tarde entre tapas y vinos. Ese sería nuestro nombre de empresa, pero, ¿dónde se ubicaría? Sin prisa, pero sin pausa, Cielito encontró “EL LOCAL”, con mayúsculas. Era justo lo que necesitábamos. Solo requería una pequeña reforma: unos cuantos kilos de pintura, rodillos, pinceles y brochas y el aspecto de taller35 se transformó en lo que queríamos.

Ya tenemos nombre y local, solo falta empezar. Papeleo administrativo, licencias de apertura y demás gestiones no nos amilanaron para conseguir inaugurar ese sueño hecho realidad que es taller35.

Y una vez en el Taller, ¿qué hacemos?

AURORA

es nuestra diseñadora textil. De sus manos salen esos preciosos delantales, y un millón de ideas que no nos da tiempo a llevar a cabo. También es la artífice de nuestros corazones de cerámica esmaltada, y otras pequeñas maravillas que siempre alegran nuestro vestuario. Siempre aporta una visión comercial muy necesaria para ir hacia delante.

PILAR

ha sucumbido completamente al arte de la encuadernación. Piensa nuevos proyectos que diferencien a Taller 35 de otros talleres artesanos, relacionados con el libro o con otras cosas… bisutería, textil… hace punto pero ¡cose fatal! Se pelea con la página web desde la ignorancia mas completa… pero algo va consiguiendo. Lo suyo es el dibujo y la ilustración infantil

CIELITO

Todo lo hace bien; desde la tarjetería hasta los amigurumis mas complicados, pasando por diferentes creaciones de modelado y bisutería. Es nuestra profesora de ganchillo, y tiene a sus alumnas muy mimadas con sus fichas, buscando para cada una lo que mejor se adapte a sus conocimientos. (Importante: es también nuestra experta en licencias y la que mejor se mide con albañiles y fontaneros)

Pues ahí estamos.